LOS LIMITES DE LA RACIONALIDAD EN LA ATENCION

"Pero, entonces, surgió la Ley Estatutaria el año pasado. Y, en ella, la racionalidad vino a ser cuestionada por la fundamentalidad del derecho a la salud que protege la necesidad real de los pacientes. Esto quiere decir, en la práctica, que no puede negarse tratamientos debido a la ambigüedad de los términos ya mencionados (y desde donde se agarraban varias empresas para desviar recursos también). Un buen paso hacia adelante, pero ahora existe una ra-cionalidad adicional que comienza a ejercer efecto – un hueco para limitar más los recursos hacia pacientes aprovechándose de las situaciones críticas."

Los recursos en un sistema de atención son limitados, evidentemente. Por esta razón, tenemos que aplicar principios de racionalidad para tomar las mejores decisiones posibles conforme a la validez que la razón nos aporta – o, por lo menos, así es como reza la lógica en nuestro sistema. Esto quiere decir, que los tratamientos se dan de acuerdo a la mejor evidencia disponible y los mejores estándares contemplados. El detalle que este discurso de salta, sin embargo, es la ambigüedad y arbitrariedad que existe en términos como “mejor evidencia disponible” (como si la evidencia fuese absoluta y toda estuviese realmente disponible) o “estándares” (tomados de varias fuentes no-locales y asumiendo, ingenuamente, universalidad en ellas). En la práctica, esta ambigüedad del “raciocinio” se traduce en muchos pacientes con negación de servicios y sin recibir tratamientos necesarios.

Pero, entonces, surgió la Ley Estatutaria el año pasado. Y, en ella, la racionalidad vino a ser cuestionada por la fundamentalidad del derecho a la salud que protege la necesidad real de los pacientes. Esto quiere decir, en la práctica, que no puede negarse tratamientos debido a la ambigüedad de los términos ya mencionados (y desde donde se agarraban varias empresas para desviar recursos también). Un buen paso hacia adelante, pero ahora existe una ra-cionalidad adicional que comienza a ejercer efecto – un hueco para limitar más los recursos hacia pacientes aprovechándose de las situaciones críticas.

Este es el caso de las enfermedades huérfanas. Catalogadas de esta manera por su complejidad causal y la rareza en su aparición, cuentan con poca investigación y tratamientos muy costosos (con limitada evidencia y eficacia). La racionalidad diría: “no vale la pena gastar recursos allí” – la Ley Estatutaria diría: “por supuesto que sí y se hará conforme a la necesidad de la vida”. Pero viene ahora la respuesta desde las empresas:

“Luego de un análisis realizado a la anterior circular (conforme a la Ley Estatutaria en Salud), el director de la Asociación de Usuarios de Alto Costo le dijo a Opinión & Salud que esta es una protección constitucional de niños; “sin embargo, al final se da sólo en enfermedades huérfanas y con base en esa circular - Cafesalud se reúne con la industria farmacéutica de esas enfermedades, con el Ministerio, con la Supersalud y con la Asociación de pacientes y deciden dejar 11 mil millones de pesos del No POS para enfermedades huérfanas exclusivamente”

Indicó además que desde el punto de vista constitucional se quiere priorizar la atención en Cafesalud y la Supersalud quiere aplicar la constitución, pero hace totalmente lo contrario con una discriminación positiva que afecta de manera negativa a otros. “Entonces si la Supersalud quiere dar una instrucción a las EPS para protección constitucional tiene que ser para todos los niños y no solamente para enfermedades huérfanas, porque están los niños de epilepsia, los de cáncer, los de síndrome de Down, los autistas y los diabéticos, entonces la salud es un derecho indiscriminatorio y el sistema de salud no está basado en priorizar patologías ni decidir quién se salva y quién no. No puede proteger una patología, constitucionalmente deben ser todas”, concluyó”

En otras palabras, los recursos van hacia las enfermedades huérfanas y se olvida del resto de enfermedades. ¿Consecuencia de la Ley Estatutaria o de la racionalidad del sistema? La Ley Estatutaria protege a todos, pero su aplicación ha generado discriminación hacia otros. ¿Se estará aplicando bien la Ley en el contexto Colombiano? Al contestar estas preguntas, no olvidemos la desviación de recursos por tantas fuentes en nuestro sistema – lo cual hace que la respuesta no sea tan sencilla.

http://www.opinionysalud.com/sistema-salud-no-puede-decidi…/

http://www.opinionysalud.com/ninos-adultos-enfermedades-hu…/