¿SE COCINA OTRA “REFORMA AL SISTEMA DE SALUD” DENTRO DEL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO?

Fecha: 
Miércoles, Abril 22, 2015

Seguimos estupefactos ante la situación que vivimos en este macondo donde todo puede suceder con un gobierno que pretende quedar bien con todo el mundo, que hace  planteamientos en varias direcciones, que  parece estar  en un proceso para definir hacia donde va, lo cual no está claro, donde  hay muchos actores que no lo quieren definir o que no tienen ningún interés en modificar el estado de cosas dentro de las que se mueve este país inequitativo y excluyente, que pretende hacernos creer que sin postconflicto no tenemos salvación, como si las conversaciones y arreglos con los grupos insurgentes acabaran con las causas del conflicto: violencia que ya no respeta ni a las mujeres ni a los niños, pobreza, miseria, desempleo, barreras de acceso a la salud, a la vivienda digna, al trabajo formal, estable  y bien remunerado, a la educación de calidad, en fin a una vida digna para todos los colombianos sin discriminación.

El galimatías en que el país político ha colocado el tema vital, urgente, prioritario de la Reforma estructural al Sistema Nacional de Seguridad Social en Salud con el manejo de la sanción y ejecución de la Ley Estatutaria  no tiene ninguna presentación, no tiene excusas y no es justo con el país nacional que, esperanzado, creyó que había llegado el momento para construir un sistema de salud basado en el derecho fundamental a la salud como obligación únicamente del estado, en la defensa de la red publica de hospitales y en la erradicación del negocio de la enfermedad por parte de los grandes capitales nacionales e internacionales sin ningún compromiso social.      

Se han producido pronunciamientos de varias  entidades nacionales exigiendo se terminen las trabas ficticias y las razones leguleyas que están esgrimiendo para empantanar el cumplimiento de una Ley que fue aprobada por el Congreso y declarada exequible por la Corte Constitucional, situación que ha producido el concepto de algunos Magistrados  de las Altas Cortes quienes  han calificado de “inexplicable” la demora en la que ha incurrido el Gobierno para sancionar el proyecto de Ley Estatutaria de Salud. Las entidades nacionales han sido, entre otras, la Gran Junta Medica Nacional (GJMN), La Mesa Nacional por el Derecho a la Salud (MNDS), la Asociacion Colombiana de Clínicas y Hospitales (ACCH) y la Asociacion Colombiana de Sociedades Científicas (ACSC). 

 El ejecutivo devolvió nuevamente el proyecto de ley estatutaria  al Congreso para obtener algunas modificaciones, usurpando la competencia de la Corte Constitucional y desconociendo el control previo y automático por parte de esta en la Sentencia C-313 de 2014 y el Auto 377 de 2014, como órgano de cierre constitucional. 

Pero resulta más alarmante que el legislativo también esté desconociendo las sentencias de la Corte Constitucional porque a pesar de la Acción de “Constitución en Renuencia” -como consecuencia de la omisión del Presidente Santos- que radicó la MNDS el 26 de enero en el Congreso de la República se solicitó a José David Name, en su calidad de Presidente del Congreso, cumplir como es su deber constitucional sancionar la ley estatutaria,  también se niega a firmarla, hecho sin precedente en la historia constitucional de nuestro país, según comunicación dirigida a la GJMN con fecha enero 28, argumentando su accionar en el decreto 2067 de 1991, que dispone en su artículo 41 “los proyectos de ley estatutaria deberán regresar al Congreso” 

Ante esta situación la MNDS radicó el 2 de febrero una “Acción de Cumplimiento” ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca contra el Presidente del Congreso, para que con su observancia le sea ordenado a José David Name acatar el artículo 201 de la ley quinta de 1992 y en consecuencia proceda a sancionar la ley estatutaria que reglamenta el Derecho Fundamental a la Salud. Dicha medida se llevó a cabo, repetimos, debido a los conceptos esgrimidos también por el señor Name , que se suma a la omisión del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, al no firmar la Ley Estatutaria, ya que claramente, el mismo artículo del decreto 2067 esgrimido, advierte que la nueva instancia del Congreso solo ocurrirá “siempre y cuando no haya terminado la legislatura correspondiente”; es un hecho que tal condición no se cumple en este caso, lo que hace que el decreto 2067 mencionado sea inaplicable en esta ocasión.  

Entretanto el Ingeniero Gaviria monta toda una cortina de humo con sofismas de distracción entre los cuales, como siempre, ataca a los Médicos señalándolos como los malos del paseo, antiéticos y en algunos casos lanzando además acusaciones generalizados contra el cuerpo médico colombiano, actitud que recibió el rechazo unánime de la Gran Junta Medica Nacional en Comunicado firmado por los Presidentes de la Academia Nacional de Medicina, de la Federación Medica Colombiana, de la Asociacion Colombiana de Sociedades Científicas, de  Asmedas, del Colegio Medico Colombiano y de la Asociacion Nacional de Internos y
Residentes que se hizo publico el pasado 6 de febrero.  Por otro lado lanza un salvavidas financiero ignominioso de 7 años a las EPS privadas para que persistan en sus prácticas contra la red publica hospitalaria, la estabilidad del sistema de salud pero si  a favor de sus apetitos.

Y para completar el panorama de zozobra en días pasados radicó el Gobierno nacional ante el Congreso de la República el texto del Proyecto de Ley por el cual se expide el Plan Nacional de Desarrollo, llamado 'Todos por un nuevo país' y que corresponde a temas que ha definido el presidente Santos para su segundo mandato, plan  que va hasta el año 2018.

Dentro de los diversos temas que aborda este Plan Nacional de Desarrollo compuesto por 200 artículos, hay uno que es especialmente sensible para nosotros y es el que trata sobre el sector salud desde la iniciativa del gobierno nacional.

Dentro del articulado que en ese texto hace referencia al sector salud, se encuentran varios temas: el Modelo Integral de Atención en Salud, el manejo unificado de los recursos destinados a la financiación del Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS), los recursos que administrará la Unidad de Gestión, medidas especiales en el sector salud, la declaración de emergencia sanitaria y/o eventos catastróficos, el asunto de las patentes, las licencias obligatorias y la negociación de medicamentos, insumos y dispositivo, los registros sanitarios de medicamentos y dispositivos médicos, la regulación de los costos de administración de información, los procesos de recobros, reclamaciones, reconocimiento y giro de recursos del aseguramiento en salud, y los recursos para los procesos de administración y continuar con la liquidación de las Empresas Sociales del Estado es decir de los hospitales públicos. 

Todas estas situaciones planteadas atrás: No se ha sancionado hasta el momento ni por el Presidente Santos ni por el Senador Name, la ley estatutaria de salud que declaró exequible la Corte Constitucional en el 2014, está en trámite lo que sería una ley ordinaria de salud aprobada en primer debate en la comisión séptima del Senado de la República el pasado mes de diciembre, la conclusión a la que podemos llegar y que ha habíamos establecido en Nota Editorial anterior, y ahora luego de conocerse ese articulado sobre el sector salud en el Plan Nacional de Desarrollo, es que el Gobierno está ratificando que la salud de los colombianos y su sistema no son temas que ameritan consideración prioritaria y específica, sino que pueden ser incluidos en el paquete de medidas generales que hacen parte de este Plan que será, como siempre, aprobado a pupitrazo y lleno de micos de todos los pelambres.

De igual forma, que este nuevo Plan, lo que está planteando es una reforma tanto del modelo financiero como operativo del sistema de salud colombiano sin la participación directa y experta de las comisiones séptimas del Congreso, que son las que constitucionalmente tienen como función considerar, analizar y legislar el tema de la seguridad social en salud, y más si es una reforma sectorial lo que se está gestando y proponiendo por parte del ejecutivo.

Resalta además dentro de lo propuesto la idea de crear un fondo para la salud que sustituya al actual FOSYGA (Fondo de Solidaridad y Garantía), y que  recordamos, corresponde a la iniciativa que no pudo sacar adelante el Gobierno al haberse caído en el Congreso la primera propuesta de ley ordinaria que presentó el ejecutivo, hace 2 años. 

Según el Jefe de Planeación Nacional, Simón Gaviria, la propuesta es reformar el actual FOSYGA, para convertirlo en una unidad de gestión que según el funcionario permita "una mejor administración de los temas de salud, consolidar los sistemas de información y corregir el error histórico de que son administradores fiduciarios los que terminan revisando facturas médicas". Para el funcionario, el FOSYGA que hoy se maneja por un encargo fiduciario y administra los $30 billones que pertenecen al sistema de salud colombiano, "no funciona bien" y la propuesta de la nueva unidad de gestión sería una empresa estatal para administrar los fondos de salud, adscrita al Ministerio de Salud y que sea similar a la Superintendencia Financiera modificando las funciones de la Superintendencia de Salud y convirtiendo las EPS, caso Saludcoop, en sociedades anónimas es decir profundizando aun mas la privatización total de la salud.

Sin embargo, reiteramos, con las propuestas de un nuevo modelo de atención y este nuevo esquema de ordenamiento y manejo financiero de los recursos del sistema, no está garantizado que sin una reforma integral y estructural del sector salud, como lo hemos dicho tantas veces, esta propuesta del Plan Nacional de Desarrollo asegure la sostenibilidad financiera del sistema como tampoco logre restaurar la confianza y la legitimidad de dicho sistema.

Así las cosas, no podría saberse cuál será finalmente el impacto en la salud de los colombianos de un Plan Nacional de Desarrollo que como "a propósito" propone una reforma sectorial dentro de una serie de medidas generales, tratando de sacar adelante lo que en el trámite legislativo del Congreso no pudo lograr como reforma en los cuatro años del primer mandato del Presidente Santos.

Insistimos por enésima  vez: ¿No es lo lógico y sensato adelantar una reforma sectorial, ahora sí bien planeada, con el enfoque integral y profundo que piden todos los colombianos, con el trámite debido en las comisiones séptimas del Congreso, con la participación de los actores que intervienen dentro del sistema  y con la que de  vez por todas se le pueda garantizar el derecho  fundamental la salud de manera efectiva y real a cada uno de los habitantes de este país, dentro del marco constitucional de la Ley Estatutaria aprobada?  ¿No hay voluntad política?

Autor: 

CESAR AUGUSTO PRIETO AVILA
PRESIDENTE COLEGIO MEDICO DEL VALLE DEL CAUCA
VICEPRESIDENTE FEDERACION MEDICA COLOMBIANA