Sin liquidez, red pública hospitalaria de Boyacá

Publicado en El Tiempo

Cinco centros asistenciales de Boyacá se encuentran en alto riesgo financiero.

Con ‘saldo en rojo’ se encuentran cinco centros médicos asistenciales encargados de atender a más de 150 mil habitantes de Boyacá.

Se trata de los hospitales de segundo nivel de complejidad de Chiquinquirá, Puerto Boyacá, Moniquirá y Valle de Tenza, así como el Centro de Rehabilitación Integral de Boyacá (Crib).

Según la Secretaría de Salud del departamento, esta situación se debe a tres factores específicos. El primero, al alto índice de cartera morosa que tienen las Entidades Prestadoras de Salud (EPS).

El segundo, al inadecuado manejo administrativo interno que se le ha dado a cada entidad; y el tercero a la reducción de usuarios, que se ha registrado como consecuencia de la migración de personas hacia otros lugares.

“Una vez analizada la información que se sube regularmente al Ministerio de Salud, a través de un formato llamado 2193, se encontró que en el año 2012 cuatro hospitales de segundo nivel y el Crib registraban un riesgo financiero alto debido a que no lograban un equilibrio entre sus ingresos y egresos (gastos)”, indicó Guillermo Orjuela Robayo, secretario de Salud de Boyacá.

El Funcionario señaló que el déficit de estos cinco centros asistenciales oscilaba entre 6 y 7 mil millones de pesos.

“Esta es una situación bastante crítica y de alerta, porque ya hay hospitales que empezaron a tener mora con el pago de salarios y proveedores, así como existen otros que no tienen aún el presupuesto para funcionar completamente en el 2013, como es el caso de los hospitales regionales del Valle de Tenza y de Chiquinquirá”, explicó.

Para el Secretario un punto fundamental en el futuro de estos centros asistenciales será mejorar los procesos de recaudo de la cartera morosa y la gestión de recursos.

“Los gerentes deben mirar qué necesitan y qué les sobra, hacer los ajustes y comenzar a trabajar en una austeridad completa, ya que mientras el sistema siga siendo por venta de servicios, deberán ajustar su funcionamiento a los ingresos que tienen”, dijo.

Y es que Orjuela aseveró que tras el análisis de la información del Ministerio, se logró detectar que algunos hospitales se habían desbordado en la contratación de talento humano y de recursos, los cuales, aparentemente, no eran necesarios. “También es necesario que los gerentes de los hospitales revisen si el grupo de personas que tienen encargado de recaudar cartera le es eficiente o no, porque no es posible que por la falta de requisitos las cuentas de las EPS se dilaten hasta 180 días”, afirmó.