EL SISTEMA DE SALUD DE COLOMBIA: UN PROBLEMA DE GESTION?

Fecha: 
Jueves, Enero 14, 2016

Se escucha desde diferentes escenarios el concepto, equivocado a nuestro juicio, que la situación del proceso de la Atención Medica en Colombia es solo un problema de gestión. Si eso fuera así, bastaría con contratar personas inteligentes e idóneas para que se hagan cargo de administrar el actual Sistema de Salud. Es cierto que en el proceso de atención médica de la población hay un componente importante que es el de gestión y el de buena administración. Pero aquí debemos preguntarnos: ¿es acaso la gestión en prestación de servicios el problema de fondo que explique la terrible crisis del Sistema Nacional de Salud en todos sus campos de acción: acceso y oportunidad a la atención, calidad y oportunidad de la misma, el deterioro de los indicadores de salud, la quiebra de la red pública hospitalaria, la deslaborización del personal de salud, etc., etc., etc.? Obviamente que la respuesta categórica es NO.
Evidentemente en la prestación de los servicios médicos en salud están comprometidas una gran cantidad de variables que van desde el concepto y la convicción que tengamos respecto a la relación salud-sociedad, sus necesidades básicas, sus derechos, sus deberes, la disponibilidad de los recursos tanto humanos como tecnológicos y de infraestructura, como los recursos económicos indispensables para hacer real el proyecto de proporcionar no solo atención medica sino salud a toda la población con equidad, oportunidad y calidad.
Otras preguntas que también debemos hacernos serían: ¿Cuál es la prioridad que le otorgan a la salud tanto los ciudadanos como el gobierno? ¿Hay claridad sobre cómo se organiza y como se financia el Sistema de Salud sin la intermediación financiera ilegal y sin el aseguramiento que tiene costo? ¿Tiene el gobierno la voluntad política de cumplir la Ley Estatutaria de Salud, como es su obligación constitucional? ¿En qué medida los profesionales de la salud están comprometidos con un nuevo Sistema de Salud Integral?
El problema básico del actual sistema nacional de salud de nuestro país, en el cual el 94% del gasto público se dedicó a financiar atención médica mientras que los fondos para evitar problemas de salud prioritarios como brotes epidémicos, etc. solo alcanza el 4%, lo constituye no solamente la situación de la cobertura institucional sino también la perdida de estrategias y políticas nacionales con enfoque social y comunitario, de vigilancia en Salud Publica y control de riesgo, es decir, a la ausencia del Estado en las regiones, la falta de acciones en salud pública, lo que provocó la reactivación de problemas epidemiológicos ya superados desde hace varios años y otros nuevos que el sistema no ha podido resolver y que encarecen los procedimientos y las actividades a medida que la dilación en el proceso de atención adecuado, provoque el progresivo deterioro del estado de salud de las personas.
El gobierno no puede continuar con su política de “paños de agua tibia” para resolver problemas coyunturales de los servicios médicos curativos que, aunque necesarios por la situación tan angustiosa, no resuelven los problemas de fondo que, por el contrario, pueden hacerse más severos y más costosos desde un punto de vista tanto social como económico; dedicarse primordialmente a promover los servicios de salud es decir la promoción de la salud, la medicina preventiva y la educación médica continuada.
Somos conscientes de que aunque la situación es muy grave, no podemos esperar que, tal como ha sucedido con decenas de hospitales en el país, el sistema se liquide hoy y mañana inicie actividades otro ente burocrático con “borrón y cuenta nueva”, no hay una solución mágica, ni a corto plazo, ni posiblemente en el periodo de este gobierno.
De lo que si no podemos tener ninguna duda es que el proceso hay que iniciarlo ya, aquí y ahora, abordando desde ya, cada uno de los problemas que tiene el actual sistema en sus propias complejidades y matices diseñando, construyendo e implementando vías de solución a corto, mediano y largo plazo.
Para esto se necesita fundamentalmente que el gobierno y especialmente el Ingeniero Alejandro Gaviria, Ministro de Salud y Protección Social abandone su torre de marfil neoliberal y financiera, reconozca que el Sistema Nacional de Seguridad Social en Salud de Colombia está en una crisis profunda y acepte de una vez por todas definir, elaborar y poner en marcha programas específicos para cada situación crítica, que contemplen objetivos y fijen metas, cronogramas, definir un financiamiento sustentable y proponer acciones definidas para superar las situaciones deficientes del sistema en forma progresiva.
Para esto se requiere tener una visión de mediano y largo plazo y posiblemente requiera el compromiso del próximo gobierno por medio de planeación estratégica, generando un consenso nacional con participación de todos los ciudadanos, tanto del país nacional como del país político, ajeno a toda demagogia, a apetitos politiqueros o corruptos con el fin de lograr una nueva estructura y una nueva organización y corregir el grave desequilibrio entre los servicios de salud y los servicios médicos y exista la voluntad política de avanzar hacia una meta previamente definida, con generosidad cívica en pro del bien común, sin el cual no es posible resolver un asunto de tal magnitud y construir un verdadero Sistema Nacional de Salud sostenible y sustentable pero dentro de una justicia social con equidad, buscando cerrar la brecha de la inequidad, de la pobreza y de la miseria con la convicción de que la organización del proceso de atención de la salud no es solo un problema técnico, administrativo y económico sino que también es, básicamente, un problema moral y ético de promoción y prevención antes que de curación y beneficencia.
Para ello, reiteramos nuestra disposición para contribuir con nuestros recursos científicos, tecnológicos y económicos en la búsqueda de esos objetivos que el país reclama con urgencia.

CESAR AUGUSTO PRIETO AVILA M.D.
PRESIDENTE DEL COLEGIO MEDICO DEL VALLE DEL CAUCA
VICEPRESIDENTE DE LA FEDERACION MEDICA COLOMBIANA